Calma

Confieso que soy súper sensible. Quisiera que cada momento, cada situación y acción fueran perfectos, en tranquilidad.

Yo soy tranquila, entonces cuando las cosas no salen o no son lo que espero, me puedo salir de mi centro, dejar que me afecte y perder la calma. Me pasa, mucho.

De a poco he ido aprendiendo que la perfección que busco no está en lo que pasa, ni en las acciones de los demás, no es algo externo. La solución a esto es fácil. La calma que busco, la perfección que necesito está en mí. Y no se trata de andar arreglada ni maquillada ni de tener 2 o 3 kilos de más o de menos.

Es algo interno, es mi interior, mi calma. Saber mantenerme en mi centro, allí está la perfección, en mi propia tranquilidad. Esto se trata de amor propio, oración, meditación y muuucho mucho entendimiento, paciencia y más calma 🙂

Pero no es fácil, y es que lo perfecto no puede ser fácil.

Hoy mismo, perdí la calma. Y la recuperé, me centré en el ahora, me hice un cafecito, me consentí…”yo estoy bien, gracias Señor”, luego me di el tiempo de tener una grata conversación con gente de mi trabajo, me reí, me distraje.

Listo, sonrío de nuevo.

Tú también puedes, busca dentro de ti, LA CALMA, todos la tenemos. Creo que no se trata de que nunca nos vayamos a afectar, igual va a pasar, somos humanos, somos reales, la cuestión es saber salir de eso, saber que no es nuestra realidad, saber que perder el control no es nuestra verdad.

Entonces, amate, quiérete, cuídate, mímate, mira dentro de ti, no mereces perder el control, o al menos no mereces mantenerte más de un ratito en eso, puedes salir.

Oración:

Dios, te agradezco por hacerme real, y porque mediante mis sentimientos de intranquilidad puedo recordad que la paz reside dentro de mí, porque me has hecho a tu imagen y semejanza, Soy Amor.

Amén.

 

Se les quiere…Namasté.

Es, pues, la FE

Soy una persona de metas fijadas y cumplidas, casi siempre que me proyecto algo lo cumplo, me ha pasado que por no estar centrada me salga del camino, sí, pero siempre trato de re conectarme conmigo misma y volver a fijarme metas, fechas, logros…

Laboralmente nunca he dudado de mí, de mis capacidades como profesional (les cuento que mi carrera profesional es muy distinta a la del mundo Angelical), y siempre que he estado en etapas de transición, se me hace muy fácil encontrar trabajo, digo en XX fecha empiezo a trabajar, ¡y lo hago! Que no siempre es el trabajo de mis sueños…eso es otra cosa, pero en lo ideal y lo soñado ya estoy trabajando también 🙂 .

Creo que mi seguridad en mi misma me ha ayudado en este sentido, y sobre todo la FE. En la Biblia dice: “Es, pues, la FE la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”. Esto me encanta.

Creer en algo que aún no tienes, y sentirlo como si ya es tuyo, esa es la FE, es el poder del pensamiento y del sentimiento. Habla con Dios, pide a los Ángeles, ellos están esperando tus solicitudes…sentados al lado del teléfono de tu corazón. ¡Llámalos!

Si te ha costado encontrar trabajo, siente que ya lo tienes, créetelo, y si es en tu bien, así será. Practica afirmaciones:

Soy feliz en mi trabajo en…

Me siento muy bien trabajando en…

Mi trabajo actual supera mis expectativas y lo merezco.

Soy prósper@ y feliz en este trabajo.

Merezco abundancia porque soy una extensión de Dios, soy amor.

Recibo y acepto este empleo en…, y es en mi más alto bien.

 

Los invito a leer a Louise L. Hay (www.louisehay.com), para mí, ella es la reina de las afirmaciones.

 

Namasté