Papel Protagónico

Hay veces en la vida en que nos podemos sentir tan víctimas, tan “pobrecitos”.

Les cuento que ya no tenemos por qué seguir siendo victimas, es tiempo de dejar de ser esos protagonistas que para ser felices la tienen que sufrir, típico de las telenovelas o cuentos de princesas.

Yo digo: NO MÁS.

Acabo de tener hace poco una lección de vida tan grande. Fue una lección de fuerza, de entereza, valentía, lucha, coraje. Cuánto agradezco estás lecciones.

Aprendí que debo dar gracias a Dios por lo que se tiene, sea poco o mucho, aprendí sobre el desapego, sobre el amor.

Yo fui una de esas protagonistas de novelas, de las sufridas…y les repito que ¡NO MÁS!.

Hoy pienso que alcanzar la felicidad no tiene nada que ver con ser víctima de todas las situaciones, ni tener que sufrirlas todas. Ser protagonista se debe tratar sobre afrontar lo que venga, con valentía, y sobretodo con AMOR.

Hoy doy gracias a Dios por hacer parte de mi vida a esos Ángeles que te dan lecciones y te ayudan a ver las cosas de una manera diferente.

Oración:

Dios, te doy gracias por cada paso que doy a tu lado, porque cada situación junto a ti me ayuda a crecer, te pido bendigas a todos esos angelitos de luz que pones en mi camino, te pido los llenes de amor y fortaleza. 

Amén.

Con cariño, para ti 🙂

Namasté

 

 

¿Para qué sirve la meditación?

La meditación tiene diferentes técnicas y formas de llevarse a cabo, lo importante al elegir cuál o cuáles son para ti es probar con varias y hacer la práctica hasta conectar con alguna que te resulte beneficiosa, y considerar siempre que puedes adaptarla a ti.
Pero, de qué se trata, en qué nos beneficia o para qué sirve meditar…
El estado meditativo nos permite estar en el momento presente y darle descanso a la mente.
Nuestra mente está en constante actividad, siempre llenándonos de pensamientos voluntarios o involuntarios. Voluntariamente podemos tener y atraer los pensamientos que queramos, con diferentes fines, positivos o negativos. Involuntariamente, la mente se encarga de mantenernos llenos de pensamientos sin darnos cuenta ni haber decidido de manera consciente que así sea, sin ningún tipo de control ni de filtro, y así es la mayor parte del tiempo.
La finalidad de la meditación es intentar aquietar la mente de todo pensamiento para lograr un estado deseado e ideal de paz interior. Y digo “intentar” porque no es facil y no siempre se puede lograr, pero aceptando los pensamientos y siendo conscientes de ellos, también se logra meditar, entonces se trata de pensar a voluntad.
Una posible meta, luego de tiempo de práctica es silenciar la mente por completo y cuando la mente se calla, podemos disfrutar del momento presente, del ahora, porque ya no estamos llenos de pensamientos, somos libres. En ese momento somos uno con el Ser, no hay pensamientos, no hay problemas, no hay pendientes, ni emociones negativas, ni apegos ni resentimientos, y podemos experimentar un enorme bienestar, un estado de quietud, tranquilidad, de paz, siendo esté el estado natural del ser humano…ese instante en el que no somos presas de nuestros pensamientos…somos libres.
Es por esto que meditamos, para alcanzar la paz, aquietar la mente, acallar y/o controlar los pensamientos.
En mi blog les comparto meditaciones y oraciones que se pueden hacer día a día dentro de nuestra rutina y sin necesitar un espacio o un tiempo determinado para hacerlo, porque a veces no lo tenemos, entonces es mejor hacerlo de acuerdo a nuestra necesidad y no a nuestra posibilidad y sin mucha preparación.
Te invito a intentarlo…
¡No te limites!
Namasté

Regala Dulzura

¿Sabías que de lo que das recibes?

Si te dedicas a andar enojad@ o amargad@ todo el día recibirás la misma amargura de vuelta, o al menos no harás tú día mejor.

En cambio si haces un pequeño esfuerzo por sonreir, ser amable, saludar, recibirás tantas sonrisas que te sorprenderás. Y es que cada una de tus acciones resultan atraer más de lo que haces a tu vida.

Entonces, ¿te imaginas que vas a recibir si regalas dulzura? Hoy te invito a hacer la prueba.

Puedes hacer un gesto de amabilidad, sonreir, ser cortés, dar un asiento, abrir una puerta, pero con gusto, algo tan sencillo puede cambiar el día de otra persona, o dar un poquito de alivio ante los problemas que pueda tener. Funciona incluso regalar dulces!! 🙂

Espero que lo intentes, y te dispongas a recibir DULZURA, porque llegará a manos llenas.
Dulce Namasté

Cerrar Ciclos

Hoy quiero enseñarles una meditación que me ha resultado muy buena para cerrar ciclos.

La vida nos llena de experiencias y situaciones que van pasando pero que de alguna manera nuestro inconsciente no permite que se convierten en parte de nuestro pasado y no nos permitimos dejarlas ir, puede pasarnos con personas, animales, lugares, situaciones, incluso cosas materiales, que sabemos que ya no tenemos, que están fuera de nuestra vida pero nos seguimos aferrando con nuestros pensamientos y constantes recuerdos, así, vivimos en ese pasado, en lo que ya ocurrió, lo que ya no tenemos, lo que ya se fue, y que ya no es parte de nuestra vida. El aferrarnos solo nos estanca, no nos permite avanzar, ni mucho menos vivir y disfrutar el momento presente. No le damos descanso a la mente 😦

Hoy les regalo esta hermosa práctica que he creado para visualizar todo aquello que necesitamos dejar ir, y así poder cerrar ciclos y avanzar.

Recuerden usar su imaginación y visualizar lo que sea necesario: un trabajo o un cargo que ya no tienes, una mascota que ha fallecido, una casa en la que ya no vives, una amistad que terminó…todo lo que sientas que no te deja seguir, y que puede que con tu incesante pensamiento tampoco permitas que se vaya en paz y siga su camino. No se trata de olvidar, sino de saber que el pasado no nos pertenece y no debemos aferrarnos a él.

Cierra los ojos, respira profundo algunas veces hasta que te sientas relajado.
Imagina que estás sentado dentro de un círculo, este círculo no se logra cerrar porque cada una de las cosas que no dejas ir se interpone en las líneas que lo definen. Empieza a visualizar…imagina aquello que deseas soltar, eso que te produce incansables pensamientos, eso que muchas veces no te permite dormir…eso está ubicado en el borde del círculo, impide que se cierre, puede ser una o varias cosas, pueden ser sentimientos, enojo, tristeza, pueden ser personas, cosas, lugares, no te limites en lo que ves…tómate un minuto para recordar el sentimiento que esto te trae, si es tristeza ya debe irse, si es enojo ya es pasado, si es alegría ya vendrán mejores y mayores. Ahora pedimos a

Arcangel Azrael que saque de TU círculo todo aquello que has visualizado, que se lo lleve para que cada cosa pueda fluir por si misma, seguir su camino y permitirte seguir el tuyo, que te ayude a cerrar ciclos en tu mayor beneficio. Pedimos a Arcangel Chamuel que llene los vacíos que van quedando con hilos de amor de color rosa, entretejiendo los vacíos, para lograr las uniones y el cierre. Ahora siente como te llenas de amor, y de nuevas oportunidades…tu mente experimenta un vacío sano, que queda abierto para que nuevas ideas, nuevos proyectos, personas, lugares y cosas puedan ocupar esos espacios. Te llenas de dicha, al saber que ya puedes seguir, que ya el pasado se ha ido y quedó atrás, que ahora hay espacio para lo bueno y lo positivo. Prepárate para recibirlo.

Quédate un momento en este sentimiento. Cuando estés list@ agradece a Dios por estar contigo y ser parte de ti. Respira profundo algunas veces, y con calma y relajad@ vuelve a tu estado de conciencia.

Haz esto con calma, sin apuros…recuerda que la vida no apura.

Puedes hacerlo tantas veces como creas necesario.

Espero de todo corazón que te resulte positivo y liberador.

Namasté

Encajar

Seguro que a muchas personas, como a mi, les ha pasado que sienten que no están a gusto, o no encajan del todo en parte de sus vidas, más que nada en lo externo, en el trabajo (a mi me tocó ser Contadora), en las religiones, en el sentir, en el trato con las personas, incluso en general en la comunidad o en la sociedad.

Recuerdo que desde pequeña, conocí algunas religiones, estudios de la luz, catolicismo, cristianismo, gnosticismo, algo de budismo, un poco de metafísica, algunos métodos de control mental, etcétera… y por supuesto el Secreto sshhhh…

Saben qué he aprendido después de todo esto, (aunque estoy segura que me falta mucho por ver, estudiar y seguir aprendiendo) es que sentimos que no encajamos porque simplemente no vamos a encajar, no tenemos por qué. Lo único importante es que logres encajar contig@ mism@, dentro de ti, en tu interior, y así poco a poco verás como te vas sintiendo parte de todo lo demás, porque te sentirás a gusto contigo, feliz de saberte una extensión de Dios. Siempre habrá situaciones que no irán contigo, pero podrás verlas desde afuera, y ya no te afectarán tanto.

La búsqueda seguro seguirá, pero si te sientes bien contigo, si te amas como se debe amar, encajarás, aunque no encajes, y todo fluirá 🙂

Namasté querid@ saltamontes

 

Calma

Confieso que soy súper sensible. Quisiera que cada momento, cada situación y acción fueran perfectos, en tranquilidad.

Yo soy tranquila, entonces cuando las cosas no salen o no son lo que espero, me puedo salir de mi centro, dejar que me afecte y perder la calma. Me pasa, mucho.

De a poco he ido aprendiendo que la perfección que busco no está en lo que pasa, ni en las acciones de los demás, no es algo externo. La solución a esto es fácil. La calma que busco, la perfección que necesito está en mí. Y no se trata de andar arreglada ni maquillada ni de tener 2 o 3 kilos de más o de menos.

Es algo interno, es mi interior, mi calma. Saber mantenerme en mi centro, allí está la perfección, en mi propia tranquilidad. Esto se trata de amor propio, oración, meditación y muuucho mucho entendimiento, paciencia y más calma 🙂

Pero no es fácil, y es que lo perfecto no puede ser fácil.

Hoy mismo, perdí la calma. Y la recuperé, me centré en el ahora, me hice un cafecito, me consentí…”yo estoy bien, gracias Señor”, luego me di el tiempo de tener una grata conversación con gente de mi trabajo, me reí, me distraje.

Listo, sonrío de nuevo.

Tú también puedes, busca dentro de ti, LA CALMA, todos la tenemos. Creo que no se trata de que nunca nos vayamos a afectar, igual va a pasar, somos humanos, somos reales, la cuestión es saber salir de eso, saber que no es nuestra realidad, saber que perder el control no es nuestra verdad.

Entonces, amate, quiérete, cuídate, mímate, mira dentro de ti, no mereces perder el control, o al menos no mereces mantenerte más de un ratito en eso, puedes salir.

Oración:

Dios, te agradezco por hacerme real, y porque mediante mis sentimientos de intranquilidad puedo recordad que la paz reside dentro de mí, porque me has hecho a tu imagen y semejanza, Soy Amor.

Amén.

 

Se les quiere…Namasté.

Familia

Hoy quiero escribir a la Familia. A veces se puede creer que la distancia o el tiempo nos van a alejar de nuestros seres queridos, pero cuando se quiere de verdad, no hay kilómetros ni relojes que nos separen, al reencuentro el amor sigue intacto, y a la nueva despedida, duele igual cada vez.

Hay personas que saben que así funciona y por eso no les duele, saben que sus queridos están, no importa donde, siempre están…yo admiro a esos fuertes.

Una psicóloga me dijo una vez, “a los papás no se les extraña, se les ama” (mi querida HC). Esto porque mi papá se había ido a trabajar a otro país, y cuánto me dolía, no era primera vez. Poco a poco fui entendiendo que debía amarlo en vez de extrañarlo tanto…y aunque lo entendía, cuando lo volvía a ver y me volvía a despedir, dolía igual. Nada que hacer, yo soy llorona 😦 . Ahora, por suerte para mí, lo tengo cerquita todos los días y me encanta tomar un cafecito con él en las mañanas.

Cuando estamos unidos por sangre y por amor real, ese amor que se da al crecer junto a personas que se aman, que se conocen, se disfrutan, se pelean, y se siguen queriendo, ese amor incondicional que no tiene nada que ver con llevarse bien o mal, con tener roces y diferencias o ser los mejores amigos, cuando existe ese amor, siempre se estará, no importa dónde, seguiremos unidos.

Por otro lado, también está esa familia que se escoge, esos que llamamos “amigos”, que no llevan nuestra sangre, pero que eso los hace súper especiales porque son tu familia por elección, por compartir momentos, secretos, risas, llantos…

Yo de esos he tenido muchos (muchos), aunque la vida se comporta como un filtro, y con su cotidianidad ha hecho que sean cada vez menos, y a los que quedan la misma vida los ha puesto a kilómetros de distancia, e incluso con cielo y nubes de por medio…yo los siento cerquita, y los llevo en mi corazón, sé que están, y saben que estoy.

Hoy quiero darle gracias a Dios por mi familia, la de sangre y la de elección. Son maravillosos, son míos. ♥

Namasté